Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso (puede consultar la Política de Cookies ). Si no está de acuerdo puede cambiar la configuración de su navegador. ACEPTAR

MANN-FILTER

ACTUALIDAD AFTERMARKET

Categoría Expertos en filtración Septiembre 2020

Hasta donde pueden llegar las partículas en suspensión que penetran en nuestro cuerpo

  • Las partículas más pequeñas (de menos de 10 micras en adelante) superan las defensas propias del ser humano y pueden llegar a provocar problemas cardiacos o incluso relacionarse con enfermedades como el cáncer de pulmón
  • Volvo incorpora de serie los filtros MANN-FILTER en todos los modelos de las series 90 y 60, que incluyen un sensor que mide partículas de diámetro inferior a 2,5 micras (PM 2,5) dentro del habitáculo

Las partículas en suspensión son materia sólida o líquida suspendida en el aire que nos rodea. La naturaleza genera el 90% de estas partículas (volcanes, tormentas de polvo, incendios forestales...) y el otro 10% tiene su origen en la actividad humana: frenos, embragues, desgaste de neumáticos, superficies de carretera...

Cuando organismos públicos como la Organización Mundial de la Salud discuten sobre la contaminación del aire, generalmente hablan en términos de PM10, PM2.5 y PM1, es decir, partículas menores de 10 μm, 2.5 μm y 1 μm respectivamente. Y hay buenas razones para esto. Los seres humanos somos expertos en evitar que las partículas de más de 10 μm entren en nuestros cuerpos, pero las partículas más pequeñas superan nuestras defensas, lo que puede desencadenar problemas cardiacos o incluso relacionarse con enfermedades como el cáncer de pulmón. Es por ello que cada vez es más importante conocer hasta dónde pueden penetrar las partículas en suspensión de diferentes tamaños en el cuerpo humano y saber cómo frenarlas:  

 

  • Partículas de más de 10 micras son atrapadas por las defensas naturales del cuerpo en la nariz y la garganta.
  • Partículas menores de 10 micras (PM10) quedan atrapados en la garganta, la laringe y la tráquea, antes de ser tosidos o tragados. 
  • Partículas de menos de 2.5 micras (PM2.5) llegan al interior de los pulmones, alcanzando los bronquios. Aquí, las partículas pueden provocar reacciones inflamatorias como bronquitis aguda y asma.

Los medios filtrantes desarrollados por MANN+HUMMEL son capaces de filtrar partículas de hasta PM 2,5, siendo cada vez mayores los desarrollos en materia del filtro de habitáculo ya que el interior de los vehículos es uno de los lugares donde la filtración se hace cada vez más necesaria. 

La concentración de partículas en el interior del coche es hasta 5 veces superior a la registrada en el exterior.  Es el filtro de habitáculo quien protege a los pasajeros de la nube de contaminantes, actuando como primera barrera en la penetración de estas partículas en suspensión tan diminutas en nuestro coche. Fabricantes de vehículo como VOLVO ya han incorporado un sistema de medición de partículas en sus últimos modelos, cuyos sensores miden la concentración de estas partículas en el interior del habitáculo. Estos vehículos cuentan con el filtro MANN-FILTER CUK 34 003 como equipamiento original.